¿Cómo usar la proporcion aurea en un dibujo?

¿Cómo usar la proporcion aurea en un dibujo?

Cómo dibujar la proporción áurea

Cómo una extraña secuencia de números descubierta accidentalmente por Fibonacci hacia el año 1200 es la clave de la proporción áurea, el rectángulo áureo, la espiral áurea… y la vida, el universo y todo.

Leonardo de Pisa, llamado Fibonacci, fue un matemático medieval (1170 – c. 1240). No diseñó la torre inclinada, pero lo más probable es que hayas oído a alguien pronunciar el nombre de Fibonacci, quizá en una galería de arte o en un cóctel. Probablemente hayas oído que forma parte de la geometría sagrada que subyace en la vida, el universo y todo lo demás. Pero, ¿el mero hecho de saberlo le ha impresionado? A mí tampoco.

Esta secuencia de números realmente forma patrones y geometría que se encuentran en toda la naturaleza. ¿Por qué al universo le gustan tanto estos números? Quizá porque la naturaleza siempre está cambiando y creciendo, y ésta es la geometría del crecimiento y la forma.

La famosa secuencia numérica de Fibonacci era sencilla: para obtener el siguiente número de la secuencia, hay que sumar los dos números anteriores. Era su respuesta a un popular acertijo numérico: supongamos que una pareja de conejos, macho y hembra, pueden aparearse y cada mes sus crías producen una pareja de conejos macho y hembra. ¿Cuántos conejos habrá en un año?

La proporción áurea en la naturaleza

Los antiguos griegos fueron unos de los primeros en descubrir una forma de aprovechar la hermosa asimetría que se encuentra en las plantas, los animales, los insectos y otras estructuras naturales. Expresaron este fenómeno matemático con la letra griega phi, pero hoy lo llamamos proporción áurea, también conocida como proporción divina, media áurea y sección áurea.

Al igual que la regla de los tercios, este concepto matemático puede aplicarse a los diseños gráficos para hacerlos más atractivos para el espectador. La proporción áurea es un poco más complicada, así que te recomendamos que leas primero nuestra guía sobre la regla de los tercios si las matemáticas no son tu fuerte.

La proporción en sí se deriva de la secuencia de Fibonacci, una secuencia natural de números que puede encontrarse prácticamente en toda la naturaleza, desde el número de hojas de un árbol hasta la forma espiral de una concha marina. También se encuentra en obras de arte y arquitectura famosas e incluso en nuestras propias caras.

La secuencia de Fibonacci es fácil de recordar. Empezando por el 0 y el 1, hay que sumar el último número de la secuencia al que le precede para crear el siguiente número de la secuencia. Así que va 0, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, y así hasta el infinito. A partir de la secuencia de Fibonacci, los griegos desarrollaron la proporción áurea para expresar mejor la diferencia entre dos números cualesquiera en sucesión dentro de la secuencia.

Dibuja la espiral

La primera mención conocida de la proporción áurea es de alrededor del año 300 a.C. en los Elementos de Euclides, la obra griega clásica sobre matemáticas y geometría. Euclides y otros matemáticos primitivos como Pitágoras reconocieron la proporción, pero no la llamaron proporción áurea. No fue hasta mucho más tarde cuando la proporción adquirió su mística. En 1509, el matemático italiano Luca Pacioli publicó el libro De divina proportione, en el que, junto con ilustraciones de Leonardo da Vinci, alababa la proporción como representación de la simplicidad y el orden de inspiración divina.

Gracias al libro de Pacioli y a las ilustraciones de Leonardo, la proporción áurea ganó fama entre los matemáticos y los artistas. En los siglos transcurridos desde el libro de Pacioli, muchos entusiastas han afirmado que el número es naturalmente agradable a la vista, que es una destilación matemática de la belleza y que los segmentos de línea de la proporción áurea, las longitudes de los lados del rectángulo áureo y los triángulos áureos están representados a lo largo de la historia del arte.

Los entusiastas de la proporción áurea sostienen que ésta es estéticamente agradable porque es común en el mundo natural. Las proporciones de las conchas de los nautilos y de los cuerpos humanos son ejemplos de la proporción áurea en la naturaleza, pero suelen variar mucho de un individuo a otro. Algunas conchas marinas se expanden en proporción a la proporción áurea, en un patrón conocido como espiral áurea, pero no todas las conchas lo hacen. Es cierto que los nautilos mantienen las mismas proporciones de concha durante toda su vida, pero la proporción de sus conchas suele ser una espiral logarítmica, en lugar de una expresión de phi.

Calculadora de la proporción áurea

El buen diseño ha sido objeto de debate desde que se crea. Hay un sinfín de foros, hilos en las redes sociales y conversaciones en persona sobre lo que constituye un buen diseño, y cada uno aporta su propio punto de vista.

Aunque nunca habrá un enfoque único para el diseño, hay un enfoque concreto y matemático que puede ayudarnos a dar un paso más hacia la creación de experiencias de diseño increíbles en todo momento: la proporción áurea.

La proporción áurea es una relación matemática que se puede encontrar en casi cualquier lugar, como la naturaleza, la arquitectura, la pintura y la música. Cuando se aplica específicamente al diseño, crea una composición orgánica, equilibrada y estéticamente agradable.

También conocida como sección áurea, media áurea, proporción divina o la letra griega Phi, la proporción áurea es un número especial que equivale aproximadamente a 1,618. La proporción proviene de la secuencia de Fibonacci, una secuencia natural de números que puede encontrarse en todas partes, desde el número de hojas de un árbol hasta la forma de una concha marina.