¿Cuáles y qué son las emociones en el arte?

¿Cuáles y qué son las emociones en el arte?

Pinturas emocionales

Está muy extendida la idea de que la capacidad de las obras de arte para despertar emociones en el público es un hecho perfectamente natural y no problemático. Parece obvio que podemos sentir tristeza o compasión por personajes de ficción, miedo al ver monstruos amenazantes en la pantalla del cine y alegría al escuchar canciones alegres y optimistas. Tal vez por eso muchos de nosotros somos consumidores de arte en primer lugar. El buen arte, tendemos a pensar muchos, no debe dejarnos fríos.

Estos pensamientos comunes, por muy naturales que sean, se vuelven problemáticos cuando empezamos a explicitar otras ideas comunes tanto sobre la emoción como sobre nuestra relación con las obras de arte. Si algunas emociones, como la lástima, requieren que se crea que el objeto de la emoción existe, aunque en realidad no lo haga, ¿cómo sería posible entonces sentir lástima por un personaje de ficción que todos sabemos que no existe? Una tarea de importancia fundamental, por tanto, es explicar la posibilidad de la emoción en el contexto de nuestro trato con diversos tipos de obras de arte.

¿Cuáles son los tipos de emociones?

Los patrones de emoción que encontramos correspondían a 25 categorías diferentes de emoción: admiración, adoración, apreciación de la belleza, diversión, ira, ansiedad, asombro, torpeza, aburrimiento, calma, confusión, antojo, asco, dolor empático, entrada, excitación, miedo, horror, interés, alegría, nostalgia, alivio, …

¿Qué explican las emociones?

¿Qué es la emoción? En psicología, la emoción suele definirse como un estado complejo de sentimientos que provoca cambios físicos y psicológicos que influyen en el pensamiento y la conducta. La emocionalidad está asociada a una serie de fenómenos psicológicos, como el temperamento, la personalidad, el estado de ánimo y la motivación.

¿Por qué es importante el arte y la emoción?

Las formas de arte proporcionan a los seres humanos una mayor satisfacción en la liberación emocional que la simple gestión de las emociones por sí mismas. El arte permite a las personas liberar de forma catártica las emociones reprimidas, ya sea creando una obra o presenciando y pseudoexperimentando lo que tienen delante.

Arte y psicología

En la psicología del arte, la relación entre el arte y la emoción ha sido recientemente objeto de un amplio estudio gracias a la intervención del estimado historiador del arte Alexander Nemerov. Hasta ahora, las respuestas emocionales o estéticas al hacer arte se consideraban respuestas de estímulo básicas, pero las nuevas teorías e investigaciones han sugerido que estas experiencias son más complejas y pueden estudiarse experimentalmente[1] Las respuestas emocionales se consideran a menudo la piedra angular de la experiencia del arte, y se ha argumentado que la creación de una experiencia emocional es el propósito de la expresión artística[2] Las investigaciones han demostrado que los fundamentos neurológicos de la percepción del arte difieren de los utilizados en el reconocimiento estándar de objetos[3] En su lugar, las regiones cerebrales implicadas en la experiencia de la emoción y la fijación de objetivos muestran una activación al ver arte[3].

Los ancestros evolutivos han predispuesto a los seres humanos a tener respuestas afectivas ante determinados patrones y rasgos. Estas predisposiciones también se prestan a respuestas cuando se observan ciertas artes visuales. La identificación del tema es el primer paso para comprender la imagen visual. La presentación de estímulos visuales crea una confusión inicial. Ser capaz de comprender una figura y el fondo crea un cierre y activa los centros de placer del cerebro al remediar la confusión. Una vez identificada la imagen, se puede crear un significado accediendo a la memoria relativa a los estímulos visuales y asociando los recuerdos personales con lo que se está viendo[4].

¿Los artistas son emocionales?

Los artistas son más ansiosos que las personas de otras profesiones, pero también son mejores para afrontar los retos, según un nuevo estudio. Los investigadores del Centro de Inteligencia Emocional de Yale descubrieron que la creatividad es mayor entre las personas con ciertos rasgos psicológicos.

¿Cómo se identifican las emociones?

Cómo identificar su estado emocional. Pregúntate cómo te sientes en este momento: ¿te sientes bien, te sientes bien al estar en tu lugar en este momento? ¿O tal vez no es tan agradable? Califique su «valencia emocional» en una escala que vaya, por ejemplo, de -5 (desagradable) a +5 (agradable).

¿Qué causa la emoción?

Diferentes redes del cerebro pueden crear la misma emoción. Y sí, las emociones las crea nuestro cerebro. Es la forma en que nuestro cerebro da sentido a las sensaciones corporales basándose en la experiencia pasada. Diferentes redes centrales contribuyen a diferentes niveles a sentimientos como la felicidad, la sorpresa, la tristeza y la ira.

El arte es una expresión

Todas las experiencias estéticas tienen la capacidad de despertar fuertes emociones. Cuando somos niños, empezamos a hacer conexiones para entender conceptos sencillos. Aprendemos que cuando aparece un biberón, estamos a punto de ser alimentados, y cuando las luces se atenúan, es hora de dormir. Sin embargo, a medida que crecemos, estas conexiones se vuelven más conceptuales y llegamos a asociar ciertas imágenes con emociones. Estas asociaciones pueden tener su origen en la memoria personal, en una cultura concreta o en una conciencia humana más amplia. Cuando miramos el arte, cada expresión, color o símbolo actúa como una señal visual que desencadena una respuesta emocional al recurrir a estas asociaciones tan arraigadas. Como artista, ¿qué herramientas puede utilizar para sacar provecho de este pozo de asociaciones? Compartimos los cuatro principios esenciales para evocar la emoción a través de su arte.

La dirección de la luz también puede desempeñar un papel fundamental en la creación de un tono emocional específico. La luz desde arriba puede evocar una sensación de calma o un gesto hacia lo divino, como en La transfiguración (1516-20) de Rafael. Sin embargo, la luz desde abajo, a veces conocida como «iluminación del horror», puede hacernos sentir incómodos, ya que su posición antinatural distorsiona los rasgos faciales y exagera las sombras alrededor de los ojos.

¿Cómo se llama el arte emocional?

A principios del siglo XX se desarrolló un movimiento artístico llamado «expresionismo», en el que el artista estaba más interesado en expresar una experiencia emocional y menos centrado en representar el realismo.

¿Qué es el estado de ánimo de un arte?

El estado de ánimo es la atmósfera de un cuadro, o el sentimiento expresado. ¿El cuadro es tranquilo o es oscuro e inquietante? El tono se refiere a la claridad u oscuridad de los colores utilizados, que pueden ayudar a crear una sensación de profundidad o distancia en el arte.

¿Por qué el arte es una comunicación de emociones?

El arte es una expresión de la emoción, diseñada por un humano como medio para comunicar esa emoción…show more content… Son tanto el espectador como el artista quienes hacen que una obra sea verdaderamente arte: el artista debe transmitir una emoción, y el espectador debe recibirla. La existencia del arte desempeña un papel doble y algo conflictivo.

Expresar las emociones a través del arte

A los artistas se les considera ante todo creadores. Y sí, claro que hacemos cosas. Pero también pensamos y sentimos. Pensamos. Y sentimos. Profundamente. Y creo que pensar y sentir son las partes más importantes de un artista. Más importantes que el hacer. Porque nuestro pensar y sentir es lo que estimula el hacer y conduce a lo que hacemos.

Por eso escribo estos ensayos y por eso dibujo en mi cuaderno de bocetos. Tengo todos estos pensamientos y sentimientos arremolinados en mi mente, chocando constantemente entre sí y tratando de conectar con otras cosas. Puede ser abrumador si no tenemos una salida para todos esos pensamientos y sentimientos.

A menudo, como artistas, nuestro pensamiento puede atropellar los demás aspectos del ser humano; en realidad, puede atropellar todos los demás aspectos del ser humano. Puede pasar por encima de la parte del ser. Podemos centrarnos tanto en hacer, en fabricar, en pensar, que perdemos la conciencia de lo que está pasando. Ahora me he dado cuenta de que el arte (para mí, y quizá para ti) es la clave para tomar conciencia.